Fue en mi primera visita a la Terra Alta como miembro del equipo de trabajo de Viemocions cuando conocí el proyecto Tres territoris, una mateixa terra. Matarraña (Teruel), Morella (Castellón) y Terra Alta (Tarragona) unían esfuerzos para hacer promoción turística. Una iniciativa que suma los atractivos de tres comarcas que como ellos mismos definen en su presentación cuentan “con una cultura y una forma de vida muy similares“, patrimonio cultural, paisaje mediterráneo, gastronomía y vinos de gran calidad entre otros.

En mi opinión se trata de un buen ejemplo de lo que debe ser un proyecto de colaboración para lograr posicionarse como una marca turística de calidad. Por encima de fronteras administrativas y fiscales, ensanchar territorio da más visibilidad y evidentemente, ampliar la oferta.

¿Por qué no visitar un pueblo amurallado en Morella, ir a una bodega a probar vinos en Batea, almuerzo en Calaceite, hacer una excursión por el macizo de los Ports o hacer noche en un hotel de Valderobles el mismo fin de semana?

Yo os lo recomiendo…

David Bizarro