Abril es tiempo de Hanami (花 見) que significa «contemplación de flores», y la floración de los cerezos es una de las más bellas tradiciones de Japón. Pero, por suerte, no hay que ir hasta Japón para disfrutar de un «Hanami catalán»…

A un salto de Barcelona, en Baix Llobregat, puedeis disfrutar del maravilloso espectáculo de miles de cerezos en flor. Y, concretamente, en Torrelles de Llobregat, donde se elabora el vino de este mes: SIROT, el único vino de cereza, de la bodega El Sirot.

¿Vino de cereza?
«Era una cuestión de tiempo, ingenio y principios. Nada de maceraciones ni coupages con vino de uva. La cereza debe defenderse sola y demostrar que es una fruta perfectamente vinificable, bondadosa, llena y de características particulares que hacen de su vino un producto complejo y único. Miramos a nuestro alrededor y solo vemos cerezos; para nosotros tiene todo el sentido del mundo elaborar vino de sus cerezas. » Josep Badell